Vivir en US

El triángulo familiar

579 views

Fuimos a buscar a una amiga al aeropuerto este fin de semana. Fue una aventura porque decidimos ir en transporte público por lo mismo, para tener un poco de aventura (correr detrás del tren, averiguar conexiones, etc. ) al regresar, nos equivocamos de andén y quisimos salir del tren antes de que empezara a moverse, pero nos quedamos casi atrapados en la puerta, así que tuvimos que quedarnos dentro del vagón, con la vergüenza natural de esos momentos.

Mis hijos sintieron la sensación de ridículo típica de estas situaciones y su reacción fue abrazarse a mi, y yo los abracé a ellos. A los dos. Y el tren frenó bruscamente en medio de un túnel.

Sentí como los tres caíamos en pelota, mientras me maldecía por no haber reservado una mano para sujetar el asidero de la puerta (el ridículo ahora iba a tener proporción de circo). Sin embargo, antes de llegar al punto sin retorno que todas las caídas tienen, algo impidió que nos desplomáramos. Mi hija y yo nos miramos, preguntándonos con la mirada a quién de las dos le había dado tiempo a sujetarse para salvar la caída del grupo, y entonces miramos más abajo y vimos la respuesta en los ojos satisfechos de mi hijo de 6 años, cuya sonrisa luce una fenomenal mella frontal. Su mano de osezno, pequeña pero robusta, estaba bien sujeta a la barra. Mi niño ya no es el bebé que necesita cuidados, empieza a dar sus primeros pasos como hombrecito de la casa. Ahora, mi familia es un trángulo.

Clarisse Céspedes
Soy periodista y madre de dos hijos que se llevan 10 años de edad, lo más parecido a repetir curso en maternidad. Después de trabajar en prensa, radio y televisión hispana en Estados Unidos durante casi 10 años, me he pasado al mundo de los internautas y trabajo para BabyCenter en Español. Sígueme en @madreinus y Facebook

Deja tu comentario

%d bloggers like this: