Vivir en US

Tener apellido hispano no hace de mi hijo un “English Learner”

6 comments1001 views
Carta del distrito escolar

Existen los Miércoles Mudos y yo me voy a sacar de la manga los Jueves de Desahogo, para poder reventar un poco las frustraciones (si alguien ya lo inventó, pues que me pasen el hashtag, que me apunto). Son 10 minutos durante el café de esta mañana y antes de empezar a trabajar.

Las escuelas de California me tienen hasta la coronilla.

Mi hijo nació aquí y se crió en dos idiomas en casa. Desde que tenía poco más de 1 año fue a guarderías y escuelas 100% en inglés. Jamás busqué un programa bilingüe porque no tenía tiempo de llevarlo y traerlo; tuve que buscar siempre lugares cerca de mi casa o de la escuela de mi hija para poder recogerlo a tiempo porque aquí los echan a la calle prácticamente después de comer (los extraescolares como el YMCA, después del café). En suma: mi hijo habla un inglés perfecto y mucho menos español.

Hoy he visto en la mochila de mi hijo una carta invitándome a la reunión de padres de English Learners. ¡Mandeeeeeee!? ¿Aún con estas?

Cuando regresé de San Mateo al muy deseado distrito escolar de Cupertino, del que terminé hasta arriba, me lo tuvieron un año en una clase con niños que no hablaban casi inglés porque lo identificaron, según ellos, como English learner (su inocente madre todavía no había aprendido que en los formularios de inscripción nunca se debe mencionar que el idioma en casa es otro que no sea inglés).

La clase de English learners tenía mayoría de niños de Israel, India, Polonia y de quién sabe dónde, con los que mi hijo no podía hablar. A mitad de curso entró otro niño hispano, recién llegado al distrito, del cual se hizo amigo porque los dos podían comunicarse en… inglés.

Al final del año, la maestra reconoció que el peque no debía estar ahí y que iba a recomendar que lo pusieran en “main stream” (“las clases normales”, me dijo para aclararme. Vaya , vaya…). Y cuando llegó a las “clases normales”, me lo tumbaron por su bajo nivel de nuevo vocabulario. Dónde está el sentido común.

No me extraña que los latinos de EEUU que ya ni hablan español huyan como la peste de estas etiquetas que con la más sana de las intenciones terminan marginando aún más a las minorías y retrasándolas. ¡Basta ya! Conocí a una mamá en la escuela de Eliana (la segunda) que estaba harta de decirle a la gente que su hijo no hablaba español y no era latino, aunque el apellido del papá lo fuera. No hablaban español en casa, ella no era latina y el niño no tenía ni idea de todo ese embrollo. Pero ahí la tenían, como parte del grupo de English Learners.

1. El apellido de mi hijo no quiere decir que necesite ayuda con el inglés porque el otro idioma domina su cerebro. Como habrán leído no hace mucho, estaba contenta de que mi hijo quisiera introducir un poco el español en su vida y ser más bilingüe y ahora se empeñan en darle la vuelta a la tortilla y definirlo como alguien que solo habla español. No sé si Barack Obama tuvo este estigma toda su vida o Jennifer Lopez. ¿A Cameron Díaz la debían salvar sus ojos azules y pelo rubio? What is wrong with you, people.

2. Si mi hijo no tiene buen nivel de inglés, ¡enséñenle más! Pero de forma inteligente:
a. ¿Por qué sacó un A en el examen de deletrear de fin de curso, el año pasado?
b. Si no sabe inglés a un nivel suficiente, enséñenle más inglés. Pero no me lo apalanquen con los niños que no hablan ni papa porque así sí que no va a prosperar.

3. Si mi hijo tiene un apellido hispano no lo muevan de clase, ni agrupen a todos los hispanos en una mesa para olvidarlos y prestar atención a los no hispanos que son los que “sí aprenden bien”. Porque ahí sí me van a oir.

¿Dejamos alguna vez de segregar en las escuelas? Cuando cambiaron a la directora de la escuela de mi hija en primaria, la sacó de su clase y me la puso en una clase de niños hispanos con maestra hispana porque no eran niños nacidos en EEUU. Eso sucedió después de haber estado en la escuela, en las clases 100% en inglés, durante 4 años; clases a las que nos obligaron porque no habia espacio en las clases mixtas español-inglés. En ese momento hubiera tenido sentido para ella, que llegó de España sin hablar una sola palabra de inglés. ¿Pero cuatro años más tarde, cuando ya se había adaptado y aprendido el idioma? Por eso la cambié de escuela.

Hace tan solo un par de semanas escuchaba a una niña de 14 años que llegó al país cuando tenía 4, sin hablar inglés. Esta niña ha sido merecedora de una beca para estudiar en una high school privada porque es muy inteligente y aplicada. Me contaba cómo una maestra de estudios sociales agrupó a todos los hispanos y los puso al final de la clase y dejó a todos los rubios en las primeras filas. Y cómo ella misma se quejó de esto a la maestra, hasta que la cambió. Cuando las quejas subieron de tono, los cambiaron a todos. Un aplauso.

Esta vez no voy a cambiar a mi hijo de escuela, y no me lo van a cambiar de clase.

Clarisse Céspedes
Soy periodista y madre de dos hijos que se llevan 10 años de edad, lo más parecido a repetir curso en maternidad. Después de trabajar en prensa, radio y televisión hispana en Estados Unidos durante casi 10 años, me he pasado al mundo de los internautas y trabajo para BabyCenter en Español. Sígueme en @madreinus y Facebook

6 Comments

  1. Me ha interesado bastante tu post! Nosotros nos hemos mudado a Boston hace poco y dentro de unos meses mi pequeña entrará a la guardería. Ella va a cumplir los dos años y espero no
    tener que lidiar con estas cosas.

    Un abrazo!

    1. ¡Mucha suerte! Espero que te guste Boston, dicen que es muy bonito vivir allí.

  2. Oye pero que fuerte me parece, que discriminación. Yo desde fuera nunca he entendido esas campañas tipo “I don’t speak spanish”, pero claro según lo que cuentas ahora tiene sentido. Aunque me parezca triste renunciar a parte de tu identidad y a una lengua para evitar que te disciminen. O lo que es peor no tener nada que ver con lo latino pero llecar el apellido de tu bisabuelo que si lo era, y que tengas que justificar. En UK en cambio, tienen sus cosas como en todas partes, pero a mis hijos jamás los han puesto en un curso o grupo diferente, de hecho mi hija siempre ha estado en los grupos altos de phonics en sus coles, aún sabiendo menos vocabulario que otros niños de habla inglesa, los grupos se haceb por las caacidades mostradas en el cole, no por sus apellidos o idioma materno. Y respecto al idioma materno los profesionales animan a los padres a mantenerlo y hablárselo a sus hijos.

    1. Sí, es difícil a veces estar aquí. Pero también hay mucha diferencia entre una ciudad como San Francisco o San José, que tradicionalmente era más rural. Mi amiga se compró una casa y en la escritura antigua dice que esa casa nunca puede ser comprada por un afroamericano. Increíble.

Deja tu comentario

%d bloggers like this: