3 smoothies fáciles y sanos

3Con qué sueñas cuando piensas en preparar algo para comer: con algo que sea rápido, barato, delicioso, nutritivo y que no ensucie. Pues eso, con smoothies. Y encima, se pueden “transportar”, quedan dentro del recipiente donde lo trituraste y muchos tienen asa y tapa de rosca para que te lo tomes por el camino. Ya no hay excusa para salir sin desayunar.

La conquista de los vegetales no es cosa de niños: yo tampoco los amo. Su sabor me aburre y su color no me abre el apetito, como no lo hace el pasto. Con los años, sin embargo, he tenido que ir incorporándolos a mi dieta. Pero ¿cómo convencer a un niño para que coma vegetales?

Como a mis hijos les ha dado por meter hielo en la blender con fruta y leche (eso de beber todo con hielo y meter cubitos hasta en la sopa -literalmente- es muy americano), y se lo beben que es un primor. Y mi novio necesita cada noche su ración de fruta tanto como yo necesito mi pedazo de chocolate, lo cual ha terminado por darme cargo de conciencia.

El otro día compré una trituradora especial para smoothies porque vi que el peque lo veía encantado en la tele, y ha sido un éxito. Él y yo somos los que más lo usamos. Así, los “5 a day”, la campaña que recomienda 5 porciones de fruta o verdura al día ha encontrado nuevos seguidores.

Lo mejor de estos batidos es que son rápidos, puedes poner sabores para disfrazar y claro, son sanos. Además son baratos y muy creativos. Solo sabores naturales que se toman tal cual, sin freír ni hornear. A mi me gustan con frutos secos, a mi hijo con mango y a mi hija con mucho yogur. Mezclado sin que se den cuenta cuelo unas hojas verdes, y ya está.

Normalmente compro frutas congelada, como mango y frutas del bosque, y lo mezclo con agua, y limón. O bien leche y un poco de yogur. Si lo hago con plátano le agrego frutos secos y hasta avena cocida.

Estos son mis 3 smoothies favoritos por fáciles, sabrosos y nutritivos.

Nopal (cactus), piña y naranja

licuadora con frutasEste smoothie verde y cítrico, con cactus, piña y naranja es uno de los que estoy intentando que mi hijo beba porque incluye tiene un efecto saciante y refrescante muy poderoso debido a la fibra del cactus. Además contiene la cantidad diaria de vitamina C que necesita tu organismo.

Es popular en México y la receta viene de México D.F. (me la ha pasado mi compañera de trabajo):

Necesitas:

  • Un cuenco pequeño de cactus limpio y troceado
  • 3 o 4 rodajas de piña
  • Jugo de dos naranjas

1. Compras una bolsa de nopal ya lavado y cortado, listo para usar (donde yo vivo son bolsitas de un cuarto de kilo) y pones el nopal en el congelador, junto con las rodajas de piña (no uses el jugo de la lata, si usas piña de lata porque contiene demasiada azúcar).

El nopal se descongela rápido. Si se te quedó como piedra, solo tienes que poner la bolsa bajo el agua de la llave y es cuestión de segundos.

Lo pones todo en la licuadora junto con el jugo de naranja y lo licúas bien.

El más popular: helado de banana

madre in us - helado de banana
photo credit: freakgirl via photopin cc

Este se puede comer como helado, directamente del congelador. Pero su proceso pasa necesariamente por la licuadora, así que le damos crédito como smoothie. Es tan fácil que da risa, y tan bajo en calorías que es imposible no hacerlo.

Necesitas:

  • 2 bananas (o más, dependiendo de la cantidad)

1. … y nada más. Trocea la banana o plátano, y pon los pedazos en el congelador.

2. Cuando está congelado, ponlo en la licuadora y te dará un puré helado con la consistencia de cualquier helado o nieve.

3. Si quieres beberlo, solo tiene que añadir un poco de leche de vaca, soja, arroz… la que quieras.

El más completo: yogur y frutos secos

Melocotón y nueces de pacana
Melocotón y nueces de pacana
Uno caliente y sustancioso que prefiero en invierno (puedes hacerlo con fresas, melocotones (duraznos) o la fruta a la que tengas acceso según tu zona y temporada del año. La banana o el mango es un buen sustituo).

Siempre tengo almendras, avellanas o nueces en la cocina. También tengo una caja con semilla chia, y algunas ciruelas o uvas pasas. Y compro una combinación de grosellas secas con pipas de calabaza que me encanta.

Este es el más complejo de mis smoothies. Aun así, creo que es muy sencillo y te acostumbra a tener cositas sanas en la despensa.

Necesitarás:

  • Un cuenco pequeño de fresas, frutos del bosque o cualquier fruta no cítrica
  • 1 cuacharada bien colmada de yogur blanco sin azúcar
  • Leche de vaca, arroz, soja… la que prefieras
  • Una cucharadita de semillas chia u otras semillas listas para comer
  • Una cuantas almendras sin sal, yo las uso crudas
  • Uvas pasas al gusto

Pon la fruta con la leche, almendras, yogur y pasas en la licuadora. Añade las semillas chia al final. Son muy pequeñitas.

Y por haber leído hasta el final, te paso otra receta, un smoothie con un toque sensual, para cuando los niños ya están fuera de órbita: el ” target=”_blank”>smoothie de piña colada de La cocina de Vero, que para estas cosas es un millón de veces mejor que yo.

Más ideas en esta galería. Hacer smoothies es como darte rienda suelta en tu propio laboratorio, ¡experimenta! ¡Y no olvides incluir verde!

Deja tu comentario

%d bloggers like this: