AdolescentesVivir en US

Mi primera sonrisa, mis primeros pasos, mi primer DUI

710 views

Cuando mi hija empezó a caminar, se me saltaban las lágrimas. “Está dando sus primeros pasos”, pensaba, “el principio de su carrera a la independencia”, decía emocionada. Con sus primeros pasos llegaron las primeras caídas (¡Ay!).

Con la edad, los batacazos son cada vez más duros. Y no creas que porque sea mayor tú no te vas a preocupar.

No hace mucho, bromeaba diciendo que, mientras enseñaba a mi hijo a ir en bicicleta, enseñaba a mi hija a conducir un auto. Hoy, mientras organizaba mi agenda, escribí “llevar al niño al fútbol” y “llevar a la niña ante el juez”.

La noche de su 20 cumpleaños le pidieron que soplara algo diferente a las velas de cumpleaños: 0.01 ¡Ay!

En California, los menores de 21 no pueden tener ni trazas etílicas. Nada. Por un 0.01 nos las vamos a tener que ver con la ley.

Yo lo sabía. Por saberlo, hasta lo escribí como noticia porque era parte de mi trabajo. Lo sabía, pero se me había olvidado porque nunca se me ocurrió que eso fuera conmigo. Nunca le dije: “ten mucho cuidado porque hay cero tolerancia con los jóvenes que conducen; no te prestes a ser conductor voluntario si has tomado aunque solo haya sido una gota”.

Las madres no pasamos de una fase de desarrollo de nuestros hijos a la otra con suficiente rapidez, y estas cosas nos pillan desprevenidas.Lo primero es estar bien informada y lo segundo es asegurarte que ella/él lo está.

Lo tercero, si fallan los dos anteriores, es poder recoger los pedacitos de confianza y pegarlos de nuevo. Si antes me daba miedo que llevara al pequeño a la escuela ahora no quiero ni pensar en ello.

Organizo mi agenda. Donde antes anotaba fiestas de cumpleaños, terapias médicas o actividades extraescolares, he anotado por primera vez: “ir al juzgado” seguido del nombre de mi hija. Los batacazos de sus primeros pasos de adulto me duelen a mí igual que a ella.

Desde que entran en la adolescencia, el día es como vadear por las marismas. Nunca sabes por dónde asomará el siguiente cocodrilo.

Clarisse Céspedes
Soy periodista y madre de dos hijos que se llevan 10 años de edad, lo más parecido a repetir curso en maternidad. Después de trabajar en prensa, radio y televisión hispana en Estados Unidos durante casi 10 años, me he pasado al mundo de los internautas y trabajo para BabyCenter en Español. Sígueme en @madreinus y Facebook

Deja tu comentario

%d bloggers like this: