Cómo plantar una huerta en macetas

Actualizado en Mayo 2015.

Nunca me he entretenido en plantar; mucho menos cultivar. Ni siquiera tengo un jardín, solo una terraza pequeña. Pero el verano pasado le saqué tanto jugo a mi rectángulo de cemento que este año vuelvo a la carga.

Aunque adoro el color de las buganvillas y el olor del jazmín, nada supera el placer de ver crecer un fruto y saborearlo luego. Sabe mil veces mejor que el de la tienda. Y un simple patio puede ayudarte a comer orgánico más a menudo.

Mis macetas me dieron pimientos verdes, chiles y tomates todo el verano; mis limones llegaron más tarde, pero ya resplandecen. Y mi pasión más reciente son las hierbas aromáticas: menta, albahaca, tomillo, romero, y algunas más.

Ventajas de plantar en maceta

  • Es económico
  • Puedes mover la planta de un lugar a otro si ves que las condiciones de sol y aire no son las mejores
  • Las plagas son más fáciles de controlar por el tamaño del cultivo
  • La terraza ofrece condiciones de sol y sombra, suele estar resguardada por alguna pared (muy bueno para sobrevivir las heladas o las noches frías)
  • No es mucho trabajo y resulta decorativo

Además, ahora fabrican camas o almácigos para plantar que son pequeñas, perfectas para terrazas y balcones.
cama de verduras

Antes de plantar

Tierra: Hay diferentes tipos de tierra y una de las cosas que los diferencia es la acidez o la alcalinidad que contienen. Las plantas necesitan cierto grado de acidez, pero no todas pueden tolerar el mismo grado.

Puedes comprar un kit para comprobar la alcalinidad de la tierra, por si te traes tierra del terreno baldío de al lado de tu casa. Lo más simple, teniendo tan solo una terraza para plantar, es comprar tierra preparada para diferentes usos: árboles frutales, flores o tierra de uso general.

Además, los expertos recomiendan no traer a tu terreno tierra de terrenos baldíos o de otros jardines o lugares cuyo historial no conozcas porque puede contener desde plagas hasta resíduos químicos.

Piedrecitas o grava: Pon una pulgada (unos 3 centímetros de piedrecitas, o trozos de algún macetero de arcilla que se te haya roto). Es muy importante para drenar el agua y que la tierra no quede encharcada porque eso daña las raíces y se lo pone fácil a las plagas.

Patio con macetasElige un lugar: Casi todo lo que he leído coincide en una cosa: sol de mañana y sombra parcial por la tarde es lo ideal. Uno puede pensar que en un patio no puede elegir la ubicación ideal porque es un espacio pequeño, pero un jardín tampoco ofrece tantas opciones: un patio tiene la ventaja de estar bastante resguardado del viento, donde en algún momento del día cae sol y las paredes proporcionan sombra a medida que el sol avanza. Una sombrilla puede ayudarte a proporcionar el clima ideal.

A mi me funciona muy bien poner las plantas justo detrás de la barandilla, mientras otras prefieren quedar protegidas por la pared. Como vivo en clima caliente y de pocas nubes, siempre tengo una sombrilla abierta en verano, que irá dando un poco de respiro a mis plantas.

Riego
Las plantas de maceta necesitan más riego que las que se plantan directamente en el suelo porque pierden la humedad más fácilmente, especialmente si están en maceta de arcilla (si están en arcilla vitrificada o en plástico retienen mejor el agua, pero la arcilla permite que las raíces se ventilen mejor). En días de calor intenso las riego una vez al día. Sino, una vez cada dos o tres días.

Hay unas macetas nuevas de un material que imita la arcilla pero es mucho más ligero. Sus fabricantes aseguran que es poroso y permite el paso del aire.

Fertilizantes y pesticidas
Es fácil y no muy caro encontrarlos orgánicos. Yo uso un pesticida que huele bien y ni siquiera afecta a los animalitos de la casa (pero a los de las plantas no les gusta nada) Lo pulverizo dos o tres veces por semana cuando algo va mal y las plantas suelen reaccionar bien. Las mariquitas se comen el pulgón y la albahaca frena las moscas y otros bichos.

Tomates, pimientos y chiles

Quieren sol y poca agua. Al chile le va el sol a todo dar. Es increíble cómo mis chiles anaheim han crecido sin parar en el sitio más soleado de la terraza. El año que viene me voy a lanzar con los jalapeños, ahora que he encontrado el sitio perfecto para ellos (el peor de mi terrazo, expuesto al viento y al sol casi todo el día, pero ahí medran felices).

pimiento verde
El pimiento verde
(redondo, no alargado) solo quiere que la tierra permanezca húmeda. Cuando llego de trabajar siempre está seca, así que lo riego a diario y ha vivido bien. Necesita una maceta algo grande para que el fruto pueda crecer (el año que viene le pongo en una maceta como la de la tomatera porque estos pimientos alimentan hasta con el olor, una delicia). Vive mejor pegado a la pared.

Tomate verde
Los tomates son más delicados. La mata empezó a ponerse amarillenta enseguida. Le corté esas hojas, usé el pesticida orgánico y vi que mejoraba. Con los pimientos no he tenido ningún problema en todo el verano.

Lechuga y cebolla. Me compré una cama pequeña que cabe muy bien en mi terraza, y coloqué cebollas, lechugas y fresas. La lechuga me encanta porque crece rápido. No espero a recoger todo el cogollo, sino que voy cortando las hojas maduras y siempre tengo para una ensalada fresca.

Mira esta lechuga morada y rizada, qué hojas tan tiernas. Sabe delicioso con un poco de aceite de oliva.
lechuga
Las fresas son bastante resistentes, las planté en invierno y después de varios días de sol, ya han sacado el primer fruto y no ha terminado febrero. Las miro a menudo para ir espantando a los bichillos, que el rojo los atrae a la velocidad del rayo, y todavía no saben tan dulces como me gustaría. Tendré que esperar un poco más. fresas
Lee cómo cultivar tus plantas aromáticas en casa, que aún más fácil.

No dejes de empaparte de la sabiduría de los auténticos expertos:
8 cosas esenciales del cultivo en casa.
Cómo plantar una huerta en casa.<\a>

Deja tu comentario

%d bloggers like this: