Madre separada

Lo que no debes comer en tu primera cita

995 views
popcorn en la boca

En colaboración con Alba Céspedes.

Cuando eres mamá sin pareja estable se te atrofia la mente en el arte de conquistar en una primera cita.

Un último abrazo antes de salir de casa y ¡zas! las huellas de los dedos grasientos de tu hijo terminan en tu blusa o te vas con el rímel corrido.

Aún peor es cuando hace tiempo que no sales con un galán. Si con los avatares de tener hijos comes al galope y de pie porque no tienes tiempo para más, entre otras cosas, lo más probable es que esos “vicios” adquiridos recientemente se vayan a la cita contigo y te pongan en un aprieto.

Hay otras cosas que son de cajón, seas madre o no. Mi sobrina me ha dado acceso a esta lista que ha elaborado cuidadosamente con sus amigas y te puede ser muy útil. Pregunta si los siguientes alimentos están inluidos en los platos del menú y abstente de pedirlos.

Dividimos estos alimentos en tres áreas, colores, olores y formas.

Colores

Cosas blancas tipo requesón, cheesecake y queso crema porque lo blanco se pega a los dientes, justo en la línea de las encías, y queda muy feo.

El popcorn es muy traicionero, de pronto cambia de color en la boca y se te clava en la encía, haciendo que grites o cubriendo tu diente con su piel marrón. Cuando se te clava, el saetazo puede doler tanto que te haga exclamar. Es peor si tienes que meterte los dedos en la boca y buscar ese pellejo duro porque te duele hasta sangrar.

palomitas de maiz

Rojos: Hablando de pellejos, el tomate fresco es otro de los alimentos que puede dejarte la piel pegada en el diente o en la encía. Con las fresas… ahí peligras un poco también por las semillitas que se meten entre los dientes.

Luego tenemos los verdes, léase la salsa de pesto, que rebosa hierba verde (las hierbas como la menta, el orégano, tomillo o hierbas provenzales son muy notorias). Las salsas en general son un tema delicado porque acaban por todos lados sin que una se de cuenta. Mucho cuidado.

De verde que más tenemos… la lechuga… También te puede jugar una mala pasada, y por lechuga se entiende todo tipo de hierba verde o hierbajo. Y no olvides los mojitos con sus hojas de menta casi fermentadas. Se te meten muy fácilmente por los dientes y de pronto tu sonrisa tiene un pegotito verde que se ve hasta en la oscuridad de la discoteca.

oreoFinalmente pasamos a los negros como pueden ser las bolas de pimienta, la quinoa y las galletas.

En esta categoría, el consejo más importante es nunca, nunca comer oreos cuando vas a un date.

¿Has visto cómo se ven las migajas de oreo en el helado de vainilla? Pues así se verán tus dientes y toda tu boca: salpicados de negro.

Sacar la lengua al reir o por parecer graciosa y tenerla cubierta de puntos negros puede arruinarte la noche.

Los alimentos negros, fatales, y eso incluye la vainilla en rama y las semillas de amapola (poppy seeds).

Olores

Hay olores que son de sentido común, como el ajo y la cebolla crudos, pero otros atacan por sorpresa, como los que proceden de digerir fritos. Los alimentos fritos o sofritos entran discretamente en tu cuerpo, pero al cabo de un rato se delatan con rebufos (rehuedro, eructo -aunque sea silencioso- o repetición de píloro). Es un eufemismo llamarlo aire y no importa que cierres la boca para contenerlo porque sale por la nariz y huele igual de mal. Y si te ríes es porque sabes de lo que hablo.

Modales

Nunca debes comer cosas que sean muy grandes para tu boca. Normalmente, cosas demasiado grandes son aquellas que te ves obligada a comer con las manos. En una primera cita evita kebabs, hamburguesas o tacos. O la pizza de las tortugas ninja.

comiendo hamburguesas

Además, tienen mucho líquido que se cae y acaba haciendo un desastre en la ropa, las manos y hasta el pelo. Y seguramente te harán repetir.

La conclusión es que es mejor no comer sino solo beber. Y con pajita (popote), si es posible.

Fotos: 72/365, non se ne ha mai abbastanza & cookies n cream ice cream & Meating People is Easy vía photopin.

Clarisse Céspedes
Soy periodista y madre de dos hijos que se llevan 10 años de edad, lo más parecido a repetir curso en maternidad. Después de trabajar en prensa, radio y televisión hispana en Estados Unidos durante casi 10 años, me he pasado al mundo de los internautas y trabajo para BabyCenter en Español. Sígueme en @madreinus y Facebook

Deja tu comentario

%d bloggers like this: