SAT y acceso a la universidad

Es importante definir todos estos puntos desde high school para que no haya sorpresas al final.

En high school, los estudiantes tienen dos tareas principales, graduarse de high school (y desfilar en la ceremonia, algo muy importante para ellos) y aprobar los SAT con la mejor calificación posible. Todo, con la finalidad de poder obtener un GPA lo más alto posible.

El GPA es la valoración que las universidades tendrán en cuanto a la hora de aceptar a un estudiante. El máximo es 4. Muchas universidades no suelen aceptar a estudiantes por debajo del 3.

Hay otras dos cosas que hay que entender: los requisitos para graduarse de high school son algo diferentes a los que se necesitan para ir a la universidad, así que tienen que tener las dos cosas en cuenta cuando estudia. La segunda es que existen formas de compensar un GPA bajo, una de las más importantes son las AP classes (Advanced Program), las clases para estudiantes avanzados. Las universidades y quienes conceden becas a los estudiantes también valoran el haber realizado tareas destacadas como voluntario en la comunidad.

Así que los estudiantes tienen que luchar en diferentes frentes.

El mejor consejo que me ha dado mi hija para otros estudiantes es precisamente este, no esperar al último momento para ocuparse de los SAT y las cosas que te pueden ayudar a la universidad. Los estudiantes tienden a centrarse en la graduación y pierden de vista el camino a la universidad. “Que no dejen pasar los practice tests“, me dice. “Uno los va dejando para el final y luego llega todo de golpe”.

Tipos de universidad

Hay colegios comunitarios (community college, city college) donde se cursan de 2 a 3 años, universidades estatales (San Jose State University, San Francisco State University) y universidades privadas, muchas de las cuales son consideradas de élite (las denominadas Ivy League), como Columbia, Stanford, Berkeley, Princeton, Yale, Harvard, etc.

California tiene un buen sistema universitario. Sus dos arterias principales son las UC (University of California): UC Berkeley, UC Davis, UC San Diego, UCLA… muy prestigiosas y privadas, aunque reciben subvenciones, y las universidades estalates (SU), como la de San José (SJSU) o la de San Francisco (SFSU). Por último, están las universidades privadas (muchas son jesuitas, como las Loyola, muy reconocidas en Los Ángeles y Chicago). Hay muchas universidades privadas, y tienen muchas ayudas financieras disponibles. Mi hija fue admitida en USF (también jesuita), en San Francisco, y esta universidad le ha dado muchas facilidades y descuentos para poder acceder estudiar ahí.

Cosas a tener en cuenta antes de elegir:

  • Cuál ofrece el mejor programa para la carrera que quieren elegir
  • La distancia de casa: Eso modifica mucho la vida familiar e influye en el coste.
  • El precio y la ayuda disponible: Hay becas, préstamos para estudiantes a bajo interés y buenas condiciones de devolución (en algunos casos, por ejemplo en psicología clínica, si el gobierno necesita animar a los estudiantes a trabajar para organizaciones poco lucrativas, es posible que te perdonen la deuda estudiantil). Hay ayudas de $500 o $1000 que no se deben despreciar: varias de estas pueden ayudar a pagar libros y viviendas. “Mi hija solicitó una beca que nadie, nadie había pedido”, me cuenta una amiga
  • Los plazos de inscripción: Si se les pasó pueden tener que esperar un año para no entrar a medio curso.
  • Qué materias o clases necesitan para una carrera. Puede variar según las universidad, así que hay que informarse bien.

Deja tu comentario

%d bloggers like this: