Adolescentes

Cómo cambian los niños a los 11 años

1 comment1012 views
cambios_once

¡Tan alto como yo! ¡Pero si ya me pasa! Los padres despedimos la infancia con orgullo y tristeza. No es fácil verlos crecer porque nuestra forma de ser madre tiene que cambiar con ellos. Empezamos a recordar esos dulces momentos de tierna inocencia que ya se dejan ver pocas veces.

Las preguntas interminables que te agotaban, las ganas de jugar, de estar pegado a ti van desapareciendo y ahora empiezas a extrañar todo eso como nunca. Pensabas que tu vida había cambiado para siempre al tener un bebé, pero sólo había cambiado un rato. Es hora de cambiar de nuevo.

Un día mi hija me lo dijo, no sin resentimiento: “Tu momento pasó, mamá; ahora es mi momento”. Y es así. Por agotada que estés, aprovecha los minutos de la infancia porque se terminan. Cuando la infancia desaparece se entierra en un pozo oscuro del que no vuelve a salir.

Todos estos cambios son confusos para un padre. La preadolescencia es un umbral muy resbaladizo para los hijos y para los padres, uno ni se da cuenta que están pasando por ahí cuando aterriza de mala manera en la adolescencia (¿pero qué ha pasado aquí, dónde está mi hijo que no lo veo?). Me pareció difícil la primera vez, con mi hija, y me parece difícil ahora, de nuevo. Con once años, mi hijo es un preadolescente en plena efervescencia.

A los once años hay que tratar temas que no son fáciles. Hay que empezar a hablar de sexo porque la televisión es más grosera que nunca y el internet pone a todos los padres a prueba. Como decían unos anuncios de salud, si a los doce no les has hablado de sexo, ya vas tarde.

A los once te ofrecen la vacuna del VPH, y tendrás que decidir si dejas que se la pongan o no. Al menos en California (en el caso de las niñas, sobre todo, en unos años más dejarán de darte acceso a su expediente médico. Empiezan a tener una relación directa y confidencial con los médicos, sobre todo con lo relacionado a la salud sexual).

A los once, los niños miran a los adultos de forma diferente. Las niñas miran a sus padres y los niños ven a sus madres de una forma más sexual, con la sensación de repudio que acompaña esa nueva forma de verlos. Es momento, según me recomendó una experta, de hacer separaciones, de cuidar cómo te paseas por la casa, etc. “Mamá, tápate”, me dijo irritado mi hijo la otra mañana cuando buscaba mi camisa.

la entrada a la adolescencia

A los once, se vuelven expertos en contestar de la forma en que una no quiere que le contesten. Se ponen listillos y chistositos, muy irritables, y es fácil que surja un altercado en cuestión de segundos.

A esta edad, los niños descubren un gran sentido de lealtad con los amigos. Actúan en grupo y se defienden entre ellos para bien o para mal. “Hoy mi amigo me defendió en la clase, delante de la maestra, que me quería enviar a dirección porque decía que yo también estaba hablando en clase”. O bien “hoy fulanito tiró un lápiz a menganito, y menganito se lo regresó, de una punta a otra de la clase, y la maestra ni se enteró, no podíamos aguantar la risa”.

También se ponen metafísicos: “¿Sabes cuál es el significado de la vida? La vida significa disfrutar del camino y de los amigos que encuentras en ese viaje”. Y yo, con ojos de búho con esa conclusión que salía de su boca dos segundos después de decirme que odiaba levantarse para ir a la escuela.

Y por supuesto, a esta edad empieza una relación diferente con sus cuerpos. Las hormonas dicen presente, y empiezan a aparecer cambios. La otra noche veía a mi hijo de perfil y a contraluz veía vello en su labio superior, y cejas más pobladas. ¿Y ese oloooooor?? a comprar desodorante. Ya no se vale irse a la escuela sin duchar porque no solamente huelen a chivillos correteados, la cosa se pone seria. Sí, como le decía a una amiga esta mañana, cuyo post en Facebook ha inspirado éste que lees, empieza el despegue. ¡Abróchense los cinturones!

Clarisse Céspedes
Soy periodista y madre de dos hijos que se llevan 10 años de edad, lo más parecido a repetir curso en maternidad. Después de trabajar en prensa, radio y televisión hispana en Estados Unidos durante casi 10 años, me he pasado al mundo de los internautas y trabajo para BabyCenter en Español. Sígueme en @madreinus y Facebook

1 Comment

Deja tu comentario

%d bloggers like this: