Comer sano

5 vegetales mexicanos para niños que odian las verduras

1096 views
5209181205_894aa1f846_b

Como el mío.

Las formas de camuflar los vegetales son diversas, algunas hasta divertidas, como hacer pasar la coliflor por patata (hervida, aplastada y mezclazada con huevo duro, mi hijo se la come tan feliz).

También puedes hacerles comer vegetales cuando el estilo de cocina, como en este caso la mexicana, es una de sus favoritas. De los tacos, nachos y burritos a los siguientes 5 vegetales mexicanos, solo hay un paso. Me gustan por su alto contenido en fibra, que sacia el insaciable estómago de mi hijo, y porque van cargados de vitaminas, pero son bajos en calorías.

1. El aguacate. ¿A quién no le gusta? Tan cremoso y fácil de combinar con sabores dulces o salados. Yo procuro dárselo sin nada, solo como acompañamiento en pedazos, o bien untado en el pan. Incluso vi ideas para sustituir la mayonesa por el aguacate, como en los huevos rellenos de atún. Me encanta unirlo al tomate porque se lo come muy bien, y normalmente no pide pan ni tortillas para acompañarlo.

aguacates

Propiedades: Ricos en vitamina E y ácidos grasos omega 3. Aunque se debe limitar su consumo cuando la obesidad está en el horizonte, se considera una grasa beneficiosa.

2. Las calabacitas Ay, esas calabacitas de color verde claro, menudas y con pintas de verde más oscuro. Son suaves y hasta dulzonas. Me encantan hervidas, en pedazos grandes con la sopa, y con su piel, que encuentro más suave que la de los calabacines tradicionales, más oscuros. Aunque no las aclame, mi hijo se las come sin camuflar. En crema, sopa o en trocitos, salteados con la pasta. Si se los frío con tomate, aún le gustan más.

calabacitas mexicanas

Propiedades: Vitamina C, pocas calorías y mucha fibra. Y muchos betacarotenos (antioxidantes).

3. Los nopales. Los trozos de cactus no son tan fáciles de camuflar. En ensalada no los quiere, pero revueltos con huevo le resultan más pasables. Una buena sugerencia: el licuado de cactus y piña: trozos de piña y nopal ¡al congelador! (esto inhibe la “baba” del nopal o cactus). Cuando pones la fruta con el cactus en la licuadora, y añades zumo de naranja, queda un smoothie o un jugo delicioso. Además, el nopal tiene tanta fibra que sacia, cortando el hambre.

FullSizeRender

4. El chile ancho, poblano o pasilla. Me lío a veces con el nombre de este chile, pero creo que los tres son el mismo. Asados son muy ricos (a veces te sale uno bien picante, pero en general son suaves). Lo que me encanta de los chiles es la cantidad de vitaminas que tienen. A veces siento ansiedad de comerlos, cuando los veo con ese verde oscuro que me llama desde la estantería de la tienda mexicana que hay frente a mi casa.

A mi hijo no le encantan, pero lo bueno es que, cuando la comida lleva chile pasilla, se le pasa misteriosamente el hambre.

Vegetales mexicanos para niños

Propiedades: Vitamina C (el vegetal que la tiene en mayor concentración), Vitamina A (más que las zanahorias) y cantidades algo menores de otra vitaminas.

Y mi favorito por encima de todos, que mi pequeño odiaverduras también acepta comer:

5. ¡El chayote! Cuando mi hijo era bebé, una sopa con buenos pedazos de chayote me recomponía el cuerpo y el alma, y a él le encantaban, lo dejaban muy calmadito para irse a dormir. La textura, como si fuera una pera hervida con esos granulitos mínimos, y el sabor medio dulzón, hacen del chayote lo mejor del caldo para mí.

chayote

Propiedades: Vitamina C, antioxidantes y muy pocas calorías. No tiene colesterol y es alto en calcio y fibra.

sopa

Un buen caldo con chayote como este es simple y barato.

Clarisse Céspedes
Soy periodista y madre de dos hijos que se llevan 10 años de edad, lo más parecido a repetir curso en maternidad. Después de trabajar en prensa, radio y televisión hispana en Estados Unidos durante casi 10 años, me he pasado al mundo de los internautas y trabajo para BabyCenter en Español. Sígueme en @madreinus y Facebook

Deja tu comentario

%d bloggers like this: